miércoles, 31 de octubre de 2012

TODO CORRE A SU IRREMEDIABLE CONSUMACIÓN


TODO CORRE A SU IRREMEDIABLE CONSUMACIÓN


EL GRAN HERMANO NO EXISTE Y GOBIERNA

 En la novela “1984”, de G. Orwell, la enseñanza era que quienes detentan el poder, se esfuerzan por mantenerlo y en evitar que haya oposición real, incluso la aparente e controlada por el partido gobernante.

 No había forma de derrotar al partido, ni quien lo pensara siquiera, puesto que ocupaba el lugar de Dios, incluso estaba prohibida la religión, salvo para la clase baja, ‘los prole’, porque no podían, ni pensaban en sublevarse.

 No había salida, ni solución para aquel que padecía de la ‘enfermedad’ de un despertar de consciencia, puesto que era perseguido y ‘vaporizado’, es decir, borrado de la historia como si nunca hubiese existido, no sin previamente ser torturado, sometido a un procedimiento de lavado de cerebro al que llamaban, ‘curar’, esa enfermad que era cuestionar la verdad dicha y establecida por el partido omnipotente.

 Lo que sucede en estos tiempos, no es muy diferente, quien detenta el poder real entre sombras en el mundo, se encarga de que no haya oposición real, sino una títere y controlada, limitada a lo que sea necesario como para liberar la rebeldía de los descontentos y tenerlos arrinconados, acorralados, controlados haciéndoles creer que son libres.

 No debemos pensar que los que nos gobiernan, son los que tiene el poder, ellos son la cara visible, el personaje del ‘gran hermano’, el poder esta oculto, entre sombras, son los dueños del dinero, de bancos, riquezas, el sistema financiero internacional.

 Ellos son los que deciden quién gobierna y quién no. Así es que imponen el sistema de gobierno que sea necesario para cada época, y según lo que desean lograr en cada nación.


SUCESIÓN DE ACTOS ORGANIZADOS

 Simplemente notar que en un tiempo en Latinoamérica hubo gobiernos militares. Después de repente, hubo una supuesta democracia, pero, tanto unos como otros, pertenecían al ‘partido’, eran ‘miembros del partido exterior’ como en la novela, es decir, pertenecían a la masonería, esas sectas, ocultas y ocultistas que adoran a lucifer y el oro y que se desesperan por tener el control del mundo.

 Los miembros del partido interior son los de raza, los de sangre, estirpe, los que pertenecen también a la secta illuminati, mientras que los del partido exterior, son el resto de los pertenecientes a toda la inmensa red de organizaciones masónicas, ONG, empresas, hóldings, grupos económicos-financieros, etc.

 Cada gobernante que se ha sucedido, lo hizo con una función especifica, la que, por supuesto, no era gobernar, ni estar en favor del pueblo, sino transformar al estado, destruirlo, arruinarlo, imponerle el cliché de las naciones, volverlo en una sucursal de una gran empresa mundial, como en una entidad bancaria, en una provincia del imperio, una administración comercial en las garras del pulpo internacional.

 Notar como el liberalismo privatizador puso todo bien, recurso, etc., en garras de pocos, como son muy pocos grupos económicos los que tienen la mayoría de las riquezas en el mundo. Notar como acá región del mundo, fue llevada a cumplir con lo que es como una organización internacional del trabajo, debido a que no se le permite a las naciones hacer otra cosa mas que la que les corresponde.

 Los gobernantes, masones, cumplen las directivas de sus sectas, no gobiernan, ejecutan un plan.

 El acto siguiente fue instaurar gobiernos de pseudo-izquierda, al solo efecto de volver al pueblo materialista, resentido, guerrillero, ateo y humanista.

 El acto final es instaurar gobiernos de extrema derecha como salvación de los que ya se hunden de izquierda, un estado aparentemente súper-poderoso, por, totalmente privatizado, todo se halla mercerizado, en manos privadas, y todo es administrado como una gran empresa, y siempre en función de ganancias, las personas, son solo un elemento mas en la producción, una variable, no personas, están integradas en el sistema económico donde lo único que importa es que los pocos ricos sean mas ricos y los muchos pobres perezcan de hambre, peses y en guerras, las que son un negocio para pocos, y que justamente, solo sirven para eliminar población excesiva que no entra en los modelos económicos.

 Esto es lo que se llama, ‘gobierno de la bestia’, porque es algo abominable, satánico, nefasto, seres sin alma deciden el destino de la humanidad.


EN NUESTRO PAÍS, ARGENTINA

 Ya sabemos lo que se viene en nuestro país. La etapa de izquierda se halla cumplida, consumada, la Fe en Dios ha sido borrada, el materialismo se ha impuesto, el odio y el resentimientos se hallan fermentando en todos los corazones.

 Tenemos un estado transformista, transformado, reformado, inexistente, es solo una administración del poder imperial, que recauda impuestos y los gira, transfiere, se encarga de mantenernos controlados-dominados-sometidos-encerrados como en un corralito, no solo financiero, sino real, pues cada cual se preocupa solo por sí mismo, por sobrevivir.

 Ahora, los grupos económicos fuertes históricamente, dependientes de la masonería y que siempre tuvieron lazos con ésta instalada en Inglaterra, sacan  a los demonios encarnados que nos gobiernan, esa banda de delincuentes, verdadera asociación ilícita, e imponen a otros como salvadores pasando al poder.

 Parece salvación porque nos sacamos de encima la peste, pero, quienes tuvieron siempre el poder, lo siguen teniendo, solo cambian las máscaras, apariencias, ‘el partido’, sigue en el poder. Es lo que se conoce como ‘gatopardismo’, cambia todo, para que nada cambie.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).