miércoles, 7 de noviembre de 2012

AUTODETERMINACIÓN=AUTOENGAÑO



AUTODETERMINACIÓN=AUTOENGAÑO


 En la novela “1984”, de G. Orwell, existía en el mundo descrito por él, la ‘policía del pensamiento’, encargada de perseguir y corregir a quienes pensara diferente a la verdad impuesta como tal por el partido dominante.

 Se encargaban de detectar a posibles elementos subversivos, sierre desde el punto de vista del régimen dominante, pues éste decía lo que era verdad, y lo que era mentira.

 De hecho, el protagonista, Wiston Smith, fue encarcelado y torturado hasta que se le obligó a ‘confesar la verdad’, por supuesto, la verdad oficial, impuesta por los medios de propaganda, y un ejemplo era que si el partido decía que dos mas dos es cinco, todos debían creer eso, y quien no lo hiciera, estaba enfermo, equivocado, o era subversivo.

 No es diferente a la realidad en cada nación de estos tiempos, ni es diferente a la realidad del mundo de estos tiempos.

 Existía en el país de la novela, un ministerio llamado, ‘minver’, que era el ministerio de la verdad, y era el encargado de establecer y difundir la verdad, aunque, lo que hacia no era buscar la verdad real, sino, establecer al verdad que le fuera conveniente al partido dominante, de manera que el ministerio de la verdad, se encargaba de la mentira.

 Justamente, en dicho ministerio se hacía el lavado de cerebro a los que pensaban diferentes mediante horrendas torturas, donde se los convencía con tormentos que estaban equivocados y que la verdad, es solo aquello que decía el partido.

 En general todos estaban adoctrinados por la propaganda y los diccionarios de lengua, pero, los pensaran algo distinto, eran considerados ‘enfermos’, y se los ‘curaba’, mediante un tratamiento en el ministerio, es decir, se les lavaba el cerebro con torturas.

 Cada cual se autodisciplinaza, se esforzaba por pensar como decía el partido que era verdad, pero, si alguno no lo hacía, era perseguido por la policía del pensamiento para ser sometido a tratamiento.

 No es diferente a la actualidad donde cada uno se esfuerza por ser y hacer según la costumbre, según aquello que todos dicen que esta bien, y según aquello que en televisión y otros medios de comunicación-difusión, se dice que esta bien o es moda.

 Ocurre una autodisciplina para no ser dejado de lado o no bajarse del mundo, donde incluso, hasta las rebeldías están pre-establecidas y controladas, nadie es mas rebelde ni en forma diferente a la que esta de moda.

 La gran mentira era hacerle creer a los ciudadanos que eran libres y vivían una gran victoria, cuando en realidad eran esclavos y vivían una amarga derrota de estar todas sus vidas controladas, pre-establecidas, pre-determinadas.

 Por el mismo miedo a la muerte, nadie se atrevía a hacer algo diferente, sino que cada cual se autodisciplinaza y se esforzaba por ponerse el traje de mentira, sabiendo en el fondo que era infeliz, pero, engañándose a sí mismos que llevaba una vida feliz y exitosa, solo porque así le decía el partido que era.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).